Cerro Gordo

Por Pedro Omar Rivera

Sobre el muro de travertino romano —soslayando la oscuridad— la descendente caricia del sol.

En el techo de la sala, como una constelación inmóvil de cristales y aluminio, la lámpara UMEI que te regalaste de cumpleaños.

En la pared, recién colocado junto al título de Doctora en Ciencias Financieras, tu Diploma de CEO Training.

En la ventana, el Cerro del Gigante, el León sobre el Arco, la ciudad cobijada por el smog. Albercas, jardines, un campo de golf.

Tras la puerta, como una piel abandonada en el perchero, tu abrigo Mango (Gris medio vigoré Diseño midi. Tejido mezcla de lana. Cuello chimenea. Cierre de botones a presión en el cuello. Manga larga. Dos bolsillos laterales. Cierre de cremallera. Forro interior)

Un par de sillas Bertoia Diamond.

Las llaves del volvo sobre la mesa de mármol negro.

            En la segunda recamara, suspendido con una cuerda de nylon azul de 11mm, asegurado con un nudo corredizo, el cuerpo de tu hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *